CONSEJOS PARA BEBER DE FORMA RESPONSABLE

En esta sección te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a disfrutar de Heineken con responsabilidad. Lo más importante es beber siempre con moderación, en el momento y lugar apropiados, y siempre por las razones correctas.


LOS 10 MEJORES CONSEJOS para beber con responsabilidad

    No olvides comer algo.
    No tomes con el estómago vacío. Comé algo antes de empezar a beber, preferiblemente comidas ricas en carbohidratos, y asegurate de picar algo entre bebida y bebida. Comer disminuye la absorción de alcohol y te da más energía para divertirte.

    Tomá agua.
    Alterná las bebidas alcohólicas con agua. Esto te ayuda a mantenerte hidratado y bajar la velocidad en el consumo de alcohol. Y no te olvides de tomar un vaso de agua antes de irte a dormir.

    Conocé tus límites.
    Se recomienda un consumo diario máximo de 3-4 unidades (hombres) y 2-3 unidades (mujeres). Una bebida no siempre equivale a una unidad; a veces, puede tener más de una.

    Menos cantidad es mejor.
    Elegí la botella o el vaso más pequeños.

    Evitá volver a llenar el vaso.
    Evitá esto para saber exactamente cuántos tragos tomaste.

    Alterná las bebidas.
    Beber gaseosas entre trago y trago puede ayudarte a moderar tu consumo cuando salís.

    Cuidado con las rondas.
    Mantené el control (y ahorrá dinero) optando por rondas más pequeñas, o pasando una ronda.

    Tené en cuenta tu sexo.
    Si sos mujer, es conveniente que sepas que el alcohol te afecta más que a los hombres porque el cuerpo femenino contiene menos agua.

    Designá a un conductor.
    Hacelo antes de salir de casa o asegurate de tener suficiente dinero para volver en taxi.

    Hacé una pausa.
    Dale a tu hígado la oportunidad de descansar y recuperarse. Y mantenete en plena forma.

LOS 5 MEJORES CONSEJOS para reducir tu consumo

    Enfriá menos.
    Si te gusta tomar una o dos cervezas heladas, poné solo un par en la heladera cada día, aunque tengas más cervezas en la casa. Te va a dar menos ganas de tomar si están tibias.

    Contá tus bebidas.
    Calculá cuánto y con qué frecuencia tomás en casa. Es posible que consumas más de lo que creés cuando te quedás en casa.

    Tené en cuenta los efectos a corto y largo plazo de reducir tu consumo.
    Beber menos reduce los riesgos a largo plazo de padecer enfermedades graves como cáncer, enfermedades hepáticas y apoplejía; además mejora la apariencia de la piel y puede tener un efecto positivo en los patrones de sueño.

    Relajate más.
    Algunas personas beben más alcohol cuando se sienten estresadas y necesitan relajarse, pero en realidad el alcohol puede hacerte sentir aún más ansioso o deprimido. Tratá de que el alcohol no se convierta en un hábito antiestrés después del trabajo y probá otras alternativas para relajarte, como ir al gimnasio con tus amigos o darte un baño caliente escuchando música tranquila.

    Pedí ayuda.
    Contale a tu familia y amigos que estás tratando de bajar tu consumo: te van a apoyar más de lo que te imaginás. Pero cuidado: a algunas personas no les gusta que juzguen sus hábitos de consumo de alcohol, así que preparate para defender tu decisión recordando todos los beneficios de reducir tu consumo.

Síguenos

Facebook Twitter YouTube